Lifestyle Tendencias

Yo no soy influencer en redes sociales, pero también sé disfrutar

influencer-en-redes-sociales

¡Hola #vplovers! Lo primero… NO VEÁIS LOS VÍDEOS HASTA EL FINAL :) Hoy vengo con un post un poquito reflexivo. Últimamente ha dado mucho que hablar el programa “Quiero ser” capitaneado por Sara Carbonero en el que se forma o se trata de formar a candidatos a influencer en redes sociales para que se conviertan en los nuevos “it girl” o “it boy” del momento. No voy a entrar en si el programa es mejor o peor, ni en la dudosa probabilidad que hay de que Alexa Chung acudiese a clases de estilismo porque tenía la ambición de ser LA “it girl”… Pero hay algo que me llama la atención, algo sobre lo que no acabo de tener una idea clara, y es que cada vez veo más y más gente (y la mayoría muy muy joven) obsesionada con ver crecer su número de followers a cualquier precio por un modelo de negocio que no es tan sencillo como se vende.

¿Por qué todos queremos ser influencer en redes sociales? 

El otro día vi una imagen que venía a significar algo como “cuando triunfes, los demás solo verán la punta del iceberg de tu trabajo, que esconde bajo el mar miedo, esfuerzo, dedicación y, en ocasiones, fracasos.” Me parece que eso es un poco lo que está pasando y la verdad es que sí, El Caribe o Fiji son muy apetecibles con esos outfits de ensueño lucidos por chicas que, por lo general, tienen un tipo envidiable. Pero poca gente se para a pensar en todo el trabajo que hay más allá de eso, en que hay diversión, sí, pero también sacrificio.

influencer-en-redes-sociales

No deberíamos dejarnos llevar por un mundo demasiado superficial ya que corremos el riesgo martirizarnos a nosotros mismos no solo por la ropa, sino por nuestro estilo de vida, nuestra alimentación, actividades de ocio… Un ejemplo muy relevante es el de Essena O’neil, la influencer en redes sociales como Instagram, que acabó arrepintiéndose de su adicción a las redes y explicó públicamente la falsedad de la realidad que mostraban sus fotos. Cambió de título todas las fotos de su cuenta y añadió una explicación más ajustada a cada imagen como “me pase todo el día sin comer e hice que mi hermana me hiciese más de 20 fotos para disimular mi barriga” o “me he rizado el pelo, maquillado, puesto un vestido ajustado y un collar incómodo solo para sentirme aprobada por vosotros y recibir vuestros likes“.

Yo creo que hay que usar las redes honestamente, y bien si te conviertes en it girl, bien si no lo haces. Tenemos que sentirnos seguros de nosotros y disfrutar de la moda y de nuestras vidas de una manera saludable, sin segundas intenciones.

Y, como soy muy fan del humor, he querido compartir con vosotr@s estos dos vídeos: El primero trata sobre la labor que ejercen los novios de las blogueras como fotógrafos; el segundo es un corto sobre una chica que decide hacerse influencer para pagar el tratamiento de su novio enfermo.

 ¿Se dará algún/a novio/a por aludido/a? :) ¡A ser muy felices #vplovers!

También podrían gustarte

2 Comentarios

  • Responder
    Eli
    2 agosto, 2016 at 8:55 pm

    Genial el post!! Toda la razón del mundo!
    un beso

    http://www.acurlystyle.blogspot.com

  • Responder
    Patricia
    3 agosto, 2016 at 12:15 am

    A veces tengo la sensación de que todo es mentira y que la moda, que es por lo que abrí el blog y lo que me hacía y me hace disfrutar, es lo de menos. Hay una competición de likes y followers poco sana… Y lo peor es que muchas chicas se creen sus propias mentiras. Lo mejor, como dices, es intentar disfrutar de las redes como dices. Besos!

  • Deja una respuesta